Por qué México no merece ir al Mundial 2014

Después (y durante) el primer partido de México en el Hexagonal Final de la CONCACAF contra Jamaica, para clasificar por un boleto para el Mundial de Brasil 2014, hubo varias situaciones que me hicieron pensar que México no merecía ir a la máxima competición internacional de fútbol organizada por la FIFA.


No me lo tomen a mal, mi más fuerte deseo es que México esté representado en Brasil 2014 y que se tenga una actuación histórica que confirme el crecimiento que en otras categorías hemos demostrado. Ver a México campeón del mundo es uno de mis mayores sueños y, en el aspecto futbolístico, nada me daría más gusto que eso. Sin embargo, creo que existen motivos para pensar que el Tri no debe ir al Mundial.

No tiene nada que ver con el equipo, con los jugadores, con el cuerpo técnico, con los directivos de la Federación, con la preparación, con la calidad, con el uniforme o con la historia. Tiene que ver con la gente que rodea al equipo, con la gente encargada de darle publicidad a lo que hace la Selección Nacional y con la gente que debería apoyar y animar a los jugadores. Los aficionados, las televisoras y sus reporteros son los que me hacen dudar si merecemos competir en el campeonato de selecciones más importante del mundo.

Antes de iniciar el Hexagonal Final se hicieron muchos análisis de la oportunidad que México tenía en este torneo, muchos de ellos basados en lo que se hizo en los Mundiales Sub-17, Sub-20 y en Juegos Olímpicos. Además, los equipos que participan en este Hexagonal no llegan en su mejor momento histórico, siendo los ejemplos más claros Estados Unidos y Costa Rica. Esto provocó que los analistas y reporteros de los medios de comunicación más importantes se dejaran llevar por el momento. La gran mayoría hablaba de una obligación de México de quedar en primer lugar de la eliminatoria, y además golear en (todos) los partidos, mientras recibía muy pocos goles. Se decía que México tenía que ganar todos sus partidos y dejar mal a sus rivales, “darles un baile” como se dice popularmente.

Seamos realistas, el objetivo es clasificar al Mundial, el modo podrá dejar dudas o darnos confianza pero en Brasil se juega un torneo distinto. El sistema de juego de José Manuel de la Torre ya está probado, ya lo hemos visto, y es por eso que vale cuidar a los jugadores, tanto física como psicológicamente. Mientras se logre la clasificación debemos estar tranquilos como aficionados y como analistas. Ejemplos hay varios de equipos que apenas clasifican y terminan disputando la Final o el partido por el Tercer Lugar, por lo que lo que suceda en la eliminatoria no es necesariamente un reflejo de lo que se logrará en el Mundial.

image

(Fuente: calendariolaboral.com

Después se jugó el primer partido del Hexagonal. Los aficionados estaban “echados a andar” por lo que ya comentaban los medios, y aun así el Estadio Azteca no se llenó. La Selección jugó mal durante todo el partido, incluso hubo más de 3 jugadas claras de gol que los jamaiquinos desperdiciaron. Las mejores llegadas del Tri venían de tiros de larga distancia y desbordes por las bandas que terminaban en centros desperdiciados. Jamaica sorprendió con un juego técnico, rápido, fuerte y organizado; por momentos eran ellos los que “daban el baile”.

Y fue en estos momentos en los que el equipo caribeño dominaba, cuando los aficionados demostraron porque no merecemos clasificar al Mundial. En lugar de apoyar al equipo, empezaron a chiflar y abuchear a los jugadores que representan a nuestro país. Se comenzó a escuchar el clásico “ole, ole” con cada pase que daba nuestro rival. La afición se había cambiado de bando.

Entendible hasta cierto punto, pues como ya decía, los medios se encargaron de alzar las expectativas de lo que debía ser México en esta eliminatoria. Sí, se tenía que ganar este partido por varias razones, siendo la más fuerte que estábamos en casa (si se le puede llamar así con esos gritos de la afición). Pero no debemos perder de vista el objetivo que es clasificar para poder jugar en Brasil 2014.

image

México tiene todavía un largo camino en el Hexagonal Final que le permitirá rectificar el camino, y no olvidemos que se juegan 3.5 boletos entre 6 participantes, lo que significa que hay muchas probabilidades de clasificar. Pero no podemos exigir que los jugadores, el cuerpo técnico y los directivos, tanto de la Federación como de los clubes, hagan su mayor esfuerzo, si nosotros como aficionados o como medios de comunicación no ponemos de nuestra parte. Al final, nos vamos a querer subir todos al tren de la victoria, pero es el camino el que cuenta.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Fútbol Mexicano, Internacional, Selección y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s